28,10,0,50,1
600,600,60,1,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,1,1,5000
Powered By Creative Image Slider
Museo Oceanográfico - Malvín
View Image
Candombe
View Image
Playa del Buceo - Rambla costanera
View Image
Plaza Fabini - Malvín
View Image
Playa Malvín - Rambla costanera
View Image
Playa Pocitos - Rambla costanera
View Image
Plaza de los Olímpicos - Malvìn
View Image

Un antes y un después. Así se puede catalogar la época en la historia del cine moderno, luego del exitoso estreno en Estados Unidos de ‘Volver al futuro’, el 3 de julio de 1985. Hoy, después de tres décadas el filme, es considerado un hito del celuloide en la década del 80. Esta saga de tres películas marcó un nuevo destino en cuanto a cine de ciencia ficción para la época, a tal punto que varios de los inventos de la película se hicieron realidad con el paso de los años. Otros, en cambio, aún se encuentran lejos, quizás a años luz, de lo que se planteaba en la mente el director Robert Zemeckis y su guionista Bob Gal, quienes revolucionaron el mundo con los efectos especiales.

Mientras que en la primera película, Marty McFly, su protagonista (interpretado por el célebre Michael J. Fox) y el doctor Emmet ‘Doc’ Brown programaban y llevaban a cabo un viaje al pasado para ubicarse en 1955; en la segunda parte, la más aventurera, se dirigían hacia un futuro que para ese entonces parecía lejano: un tenebroso y adelantado 21 de Octubre de 2015! Es decir hoy!

Y fue tal el éxito que esa segunda parte de la saga rompió todas las predicciones en cuanto a recaudación de taquilla para la época, gracias en buena parte a algunos de los avances tecnológicos que supuestamente serían del diario vivir para la ciudadanía del mundo en el 2015. Veamos cuantos de estos avances tecnológicos se hicieron realidad!

1. Patineta voladora

Uno de los míticos dispositivos de la película es el Hover Board o Aeropatín que Marty McFly usa en la plaza central de Hill Valley para escapar del peligro. No obstante, el sueño de todos los amantes de la ciencia ficción y de los seguidores de la saga podría estar más cerca de convertirse en realidad, pues Lexus tomó las riendas y presentó un video donde se pueden ver algunos detalles del proyecto.

El Lexus Hoverboard, así se llama el invento, utiliza tecnología superconductora. Aseguran que funciona gracias a la levitación magnética, la cual permite moverse sin ningún tipo de fricción y levantándose del suelo unos dos centímetros. Las claves de su funcionamiento son los superconductores enfriados con nitrógeno líquido e imanes permanentes conectados. Sin embargo, aún está lejos de hacerse realidad.

2. Cine en 3D

La imaginación del director puesta en escena adelantó la existencia del cine 3D. En su llegada a la plaza de Hill Valley de 2015, vemos en una escena a McFly sorprendiéndose tras ver imágenes de la presentación de la última película de “Tiburón 19” en Holomax, dirigida por un tal Max Spielberg (curiosamente Steven Spielberg tiene un hijo de nombre Max), hologramas muy muy reales. En la actualidad, el cine 3D es algo habitual en cualquier cine del planeta aunque, eso sí, aún necesitamos gafas para verlo.

3. Nike Air Mag

En la película McFly consigue unos zapatos modelo Nike Air Mag que se ajustaban por sí solas sin necesidad de agacharse. La firma Nike ha decidido lanzar una edición limitada y con precio un tanto prohibitivo, con un sistema de autoajuste que no necesita cordones. Los zapatos de McFly son por tanto una realidad. 

4. Videoconferencias

Entre los aciertos que predijo la película se destaca la celebración de las videoconferencias, hoy llevadas a cabo por los políticos, financistas, empresarios, negociantes y deportistas, entre otros, que realizan con aplicaciones como Skype y se han convertido en un elemento clave en las comunicaciones. Para ese entonces, en el estreno de la segunda parte del filme, esto apenas cabría en el imaginario del director.

5. Autos voladores

Al comienzo de la película, que coincide con el final de la primera, el Doc Emmet Brown sorprende a Marty en la puerta de su casa y le dice que acaba de regresar del futuro. Cuando su joven amigo se sube al DeLorean, descubre que ya no es el mismo automóvil que antes. Ahora puede volar, algo totalmente común en 2015, según le dice el científico. Ya existen prototipos muy prometedores, que podrían salir a la venta en 2017.

6. Basura como combustible

El DeLorean podía funcionar perfectamente gracias a la conversión en combustible de basura y otros elementos orgánicos. Aunque no como en la película, sí que es una realidad la utilización de basura orgánica para transformarla en energía (biogás) y será cuestión de tiempo que podamos emplear vehículos introduciéndoles directamente los desechos como hace Doc en esta escena.

7. Sistemas de control biométrico

En la película unas policías utilizan la huella dactilar de Jennifer para abrir la puerta de su casa. En la actualidad, los sistemas biométricos se utilizan, sobre todo, para la seguridad en puertas electrónicas.  El reconocimiento mediante la huella dactilar ya nos resulta algo bastante familiar y aunque no está igual de extendida que en la película, el camino nos llevará a ese punto en unos años.

8. Drones

Aunque no los conocíamos por tal nombre en Volver al futuro, las máquinas voladoras radiocontroladas y con cámara incorporada sí que son una realidad. En la película, una máquina voladora del diario Usa Today toma fotos aéreas de un incidente en el que McFly se ve involucrado. Aunque su uso por parte de los medios de comunicación esté bastante regulado y prohibido en algunos lugares, empresas como Amazon los utilizan a diario para la entrega de paquetes y será cuestión de tiempo que se masifique su uso. De hecho, los visionarios del mercado de los gadgets apuntan a que el dron podría ser el regalo estrella de estas navidades.

9. Gafas inteligentes

En la película aparecen muchos de los protagonistas utilizando gafas multiusos, ya sea para ver programas de televisión o comunicarse con otras personas. Estas gafas inteligentes de realidad virtual existen hoy día. Desde Oculus Rift, PlayStation VR a HTC Vive, todas ellas son dispositivos muy prometedores con experiencias inmersivas totales. Y no debemos olvidar tampoco las Google Glass.

10. Videojuegos sin manos

En la sociedad del futuro presentada en la película, los videojuegos no necesitaban mandos o controladores para poder jugar a ellos. Hoy día, sistemas de reconocimiento como Kinect, de Microsoft ya están más que asentados en los hogares de muchas personas.

11. Un gran desacierto: el fax!

Las casas están inexplicablemente llenas de faxes. De este modo se notifica a Marty su despido, en una toma en la que se echa de menos un poco de imaginación a la hora de plasmar la técnica de impresión del fax de 2015. 

¿Cómo pudieron creer los guionistas que una tecnología crepuscular a finales de los 80 sobreviviría 25 años más? 

12: Moda, otro desacierto

Uno de los aspectos más inquietantes de la película son los estilismos que en teoría triunfarían en 2015. Como si hubieran predicho la llegada de Lady Gaga, todos los jóvenes parecer salidos de un after en la casa de la diva del pop, pero para lo que es la moda a pie de calle, se suma al saco de las predicciones no acertadas.

13. Otras predicciones

Algunas de las siguientes predicciones se cumplieron, otras podrían cumplirse a la brevedad y algunas muy dificil se cumplan alguna vez:

- Hidratadores de comida donde por ejemplo ponen una pequeña pizza y el resultado es una pizza 10 veces su tamaño

- Frutas secas obtenidas en minijardines en macetas.

- Ropa que se seca automáticamente al presionar un botón.

- La posibilidad de elegir qué escenario queremos ver desde nuestras ventanas

- Justicia rápida: Cuando el Doc le pide a Marty que intercepte a su hijo y modifique el curso del futuro, le muestra un diario que dice que su hijo fue arrestado, enjuiciado y condenado a 15 años de prisión dos horas después del robo. "En el futuro la justicia es rápida y funciona. Eso es porque ya no necesitarán abogados", dice. Algo que evidentemente no ocurrió.

- Lady Di no fue reina: en el diario del día 22 de octubre, en el extremo derecho se muestra una noticia que tampoco se cumplió. Washington se preparaba para recibir la visita de la "reina Diana", que falleció en 1997. 

- Correas que pasean solas al perro: quizás es uno de los inventos más cómicos, como tal el invento no existe pero soluciones caseras hay muchas, como atar la correa a un dron y pasear el perro a control remoto desde el sofá de casa, aunque si queremos a nuestra mascota, no es para nada recomendable.

 

Es una hierba que puede superar los 3 m de altura. Tiene un tubérculo superficial, del cual brota un único tallo de hasta 1 m de largo, que a su vez presenta una única hoja y un pedúnculo floral. 

Su floración es un acontecimiento, pues sólo lo hace 3 o 4 veces en los 40 años que suele vivir.  Una vez que comienza a florecer, crece a un ritmo de 10 cm al día hasta alcanzar un promedio de 2,50 m. de altura, aprox. 1 m de diámetro y un peso de 75 kg. Luego de esto, la flor solo vive durante 3 días. Es llamada a veces "la flor más grande del mundo"; esta especie es originaria de las selvas tropicales de Sumatra (Indonesia); además posee otra característica que la hace única: desprende un fétido olor a carne podrida, lo que impide estar cerca de ella por mucho tiempo. Es por lo que se la ha denominado "flor cadáver". La función de este desagradable aroma es la de atraer insectos para que se encarguen del intercambio de polen necesario para su reproducción.

 

De todas las series protagonizadas por actores japoneses esta fue una de las preferidas de la gente. Ultraseven es originario de Nebula M-78. Al llegar a la tierra, ve que hay dos hombres, que estaban realizando alpinismo, pero uno de ellos iba a caer. El otro, decide sacrificarse el mismo, para que su amigo sobreviviera. Pero antes de caer, es salvado por Seven. Seven, para honrar los valores de este humano, decide copiar su estructura física e implantar la copia en su cuerpo, transformandose así en un doble de este humano. Ultraseven opta por quedarse un tiempo en la Tierra y toma la forma humana de Jiroh, presentándose a la Patrulla Ultra como Dan Moroboshi (mantiene en secreto su calidad de extraterrestre). A la hora de un ataque, Moroboshi espera a que su escuadrón dé el primer golpe, pero cuando vé que falla, es ahí cuando Moroboshi saca el Ultraeye, unos lentes amarillos con bordes rojos, y cuando se los pone, pronuncia la palabra "SEVEN" y se transforma en Ultraseven. Ultraseven tenía una infinidad de tecnicas, pero la que más se destaca es la cuchilla que lleva en su cabeza, la cual de la lanza a su enemigo para partirlo en 2, 3 o más pedazos. 

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés), estrenó una nueva página Web en la que muestra imágenes en directo en las que pueden verse desde el espacio, la cara completa iluminada por el sol de la Tierra cada día.

 

http://epic.gsfc.nasa.gov

 

 

Las imágenes son tomadas por una cámara a 1,6 millones de kilómetros a bordo del Observatorio Climático del Espacio Profundo Climático (DSCOVR), una asociación entre la NASA, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Una vez al día, la NASA publicará al menos una docena de nuevas imágenes en color de la Tierra adquiridas entre 12 a 36 horas antes por la cámara policromática de imágenes de la Tierra (EPIC). 

Cada secuencia diaria de imágenes mostrará la Tierra a medida que gira, revelando así todo el globo en el transcurso de un día. El nuevo sitio web también cuenta con un archivo de imágenes EPIC de búsqueda por fecha y continente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El objetivo principal de la misión DSCOVR de la NOAA es mantener las capacidades de monitoreo en tiempo real del viento solar, que son fundamentales para la exactitud y plazo de ejecución de las alertas del clima espacial y los pronósticos de la NOAA. La NASA tiene dos instrumentos de observación de la Tierra en la nave espacial. Las imágenes de EPIC de la Tierra permiten a los científicos estudiar las variaciones diarias por todo el globo en características tales como la vegetación, el ozono, los aerosoles, y la altura de las nubes y la reflectividad. EPIC es una cámara CCD de cuatro megapíxeles y telescopio. Las imágenes de la Tierra a color se crean combinando tres imágenes de un solo color separadas para crear una imagen de calidad fotográfica equivalente a una cámara de 12 megapíxeles. La cámara toma una serie de 10 imágenes utilizando diferentes filtros de banda estrecha - desde el ultravioleta hasta el infrarrojo cercano - para producir una variedad de productos de científicos. Las imágenes de los canales rojo, verde y azul se utilizan para crear las imágenes de color. Cada imagen tiene 3 megabytes de tamaño.

"La resolución efectiva de la cámara DSCOVR EPIC está entre 10 y 15 kilómetros", dijo Adam Szabo, científico del proyecto DSCOVR en el Centro Goddard de Vuelo Espacial de la NASA. Como la Tierra es extremadamente brillante en la oscuridad del espacio, EPIC tiene que tomar imágenes de exposición muy cortas (20-100 milisegundos). Las estrellas mucho más débiles no son visibles en el fondo como consecuencia de los tiempos de exposición cortos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los avances de los próximos 

20 años harán palidecer a los 

de los últimos 20 años

El mundo sigue su paso en cuanto avances tecnológicos y algunos futuristas han estado haciendo apuestas que parecen increíbles acerca de lo que vamos a lograr en un futuro no tan lejano.

Ray Kurzweil (director de ingeniería en Google. Experto tecnólogo de sistemas y de Inteligencia Artificial y eminente futurista), por ejemplo, cree que en 2040 la inteligencia artificial será tan buena que los seres humanos estarán completamente inmersos en la realidad virtual y que, cuando la tecnología llegue a ser tan avanzada como para cambiar a la raza humana de manera irreversible, sucederá algo denominado Singularidad.

La Singularidad tecnológica es el advenimiento hipotético de inteligencia artificial general. Implica que un equipo de cómputo, red informática, o un robot podrían ser capaces de auto-mejorarse recursivamente (rediseño de sí mismo), o en el diseño y construcción de computadoras o robots mejores que él mismo. Las máquinas inteligentes podrían diseñar generaciones de máquinas sucesivamente cada vez más potentes, la creación de inteligencia muy superior al control y la capacidad intelectual humana.

Kevin Kelly, que ayudó a lanzar Wired en 1993, cree que los próximos 20 años en el campo de la tecnología serán radicales. 

“Dentro de 20 años miraremos atrás y diremos que en realidad no ha sucedido gran cosa en los últimos 20 años”.

Son predicciones muy sencillas y no tan futuristas ya bastante previsibles: 

1. Los robótica será fundamental.

Seguramente la mayoría de las cosas que se van a producir las harán robots y sistemas automatizados, pero los humanos podemos modificarlos y participar en su coproducción.

2. Conviviremos con el seguimiento y la vigilancia. Serán más frecuentes, pero podrían avanzar hacia una “vigilancia pactada”, en la que podamos controlar quién nos está monitorizando y qué es lo que está monitorizando. Según Kelly, va a ser extremadamente difícil evitar este seguimiento. Solo podremos procurar que se haga de manera civilizada, creando una especie de convivencia del seguimiento. 

3. Big data. Todo estará relacionado con grandes recopilaciones de datos.

4. Hacer las preguntas correctas será más valioso que encontrar respuestas.

Kelly considera que hacer buenas preguntas será mucho más importante en el futuro que encontrar soluciones puntuales.

“Lo que pasa a ser realmente valioso en un mundo bajo el reinado de Google son las grandes preguntas y eso significa que durante mucho tiempo los seres humanos serán mejores que las máquinas. Las máquinas son para las respuestas. Los humanos para las preguntas”.

El 1º de diciembre de 1896 se inauguró el Gran Hotel y Restaurant de Los Pocitos según anuncio aparecido en La Ilustración Sudamericana, la revista noticiosa y elegante de la época.

En realidad 1896 no fue el año de construcción sino el de su reapertura, tras realizarle una serie de mejoras tendientes a su adecuación a los cánones de la naciente Belle Epoque en su versión rioplatense.

En aquellos tiempos los hoteles de balnearios se construían sobre pilotes de madera para avanzar sobre las aguas. Los bañistas de clase alta no tenían la costumbre ni el gusto de disfrutar de la arena. Accedían al agua por medio de escaleras o se internaban desde la costa en carritos tirados por mulas, hasta donde podían descender libres de las miradas indiscretas. La gente entraba elegantemente vestida en las casillas o en los carritos y allí adentro hacía magia para cambiarse los amplios ropajes por trajes de baño que poco dejaban al descubierto. El caminar sobre la playa estaba reservado al público en general, de escasos recursos, que llegaban en tranvía. Los huéspedes de los hoteles, en cambio, caminaban sobre pasarelas de madera para ir del dormitorio a la casa de baños y de esta a los salones de fiesta.

La idea del momento era disfrutar de la sensación de estar embarcados, a semejanza de los lujosos establecimientos europeos, especialmente de Santander en España, Biarritz en Francia, Ostende en Bélgica o Bristol en Inglaterra. El turno de los balnearios sobre el mediterráneo llegaría años después, con los fabulosos casinos de Niza y Montecarlo.

No podemos precisar la fecha de la primera construcción del hotel de Los Pocitos, porque fue surgiendo en etapas. Tal vez el origen se remontara a principios de la década de 1880. Primero se construyeron unas precarias casillas para baños con rigurosa separación de sexos, para seguir luego con la terrasse de madera que se internaba en el agua para tomar el fresco de la tarde y sentarse tras el pedido de una refrescante Cusenier, bebida licorosa de origen francés. Recién después se construyeron algunos dormitorios, para atender los requerimientos de turistas que llegaban desde Buenos Aires y querían disfrutar de las instalaciones por la temporada. Hacia 1894 la clientela había aumentado en número y exigencias, razón por la que el propietario se decidió a encarar una reforma de gran escala. Las habitaciones fueron decoradas al gusto francés, según la denominación genérica de mobiliario “a la Europea”. El acento se puso en mayor medida en los servicios generales, ante todo un lugar de estar y un salón para espectáculos, cuya capacidad se llevó hasta 500 personas. Le siguieron la adecuación de una cocina de primer orden, con menúes a la carte y servicio esmerado. Un aviso revela claramente la intensidad de la vida social del momento: banquetes para Sociedades, casamientos y reuniones de todo tipo. Las Sociedades a que aludimos no eran de carácter comercial, como sería en nuestra época, sino que eran grupos  de beneficencia o

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

recreativos, formados por los distintos gremios y ocupaciones que solían reunirse al son de instrumentos musicales y competencias de recitadores. De un lado del hotel estaban los baños de hombres, con sus puentecitos, escaleras, casillas y el clásico trampolín. Del otro, terraza por medio, los baños de mujeres.

Este primer establecimiento hotelero, construido en el mismo lugar en el que doce años después la empresa de tranvías La Comercial levantaría el segundo, de material y con lujos refinados, contribuyó a cimentar la fama del pujante balneario de Los Pocitos como el mejor del Río de la Plata.

El nuevo Hotel de Los Pocitos

Abrió sus puertas el 31 de diciembre de 1913 y brindó una elegante cena recibiendo el nuevo año. A este elegante acontecimiento concurrieron las más destacadas y distinguidas familias de la sociedad montevideana.

Pocitos cuenta una historia que pocos pudieron ver. La de un hotel que en la década de los años 10 y 20 del siglo pasado fue el furor de un barrio. “El hotel estaba allí, sobresalía a la rambla”, tal como explica Rebeca Ambrosio, testigo de aquella época, de niña vivía en Pocitos. Ambrosio, habla de aquel hotel y dice “allí” como si lo estuviera viendo. “Es que a mí me impresionó su magnífica estructura, parecido, creo al Hotel del Prado”, recuerda. Pero la historia del Hotel de los Pocitos fue relativamente corta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquel lugar a orillas del mar, con un balcón que salía hacía el Río de la Plata, fue destruido en un temporal el 10 de julio de 1923, junto con buena parte de la rambla. “No recuerdo el temporal, yo era muy chica; no recuerdo tampoco cuándo dejó de estar el hotel. Para mí estaba pero en otro lado” explicó Ambrosio.

El Hotel de los Pocitos comenzó a edificarse después de 1912 cuando el gobierno de Williman autorizó la construcción por parte de una empresa inglesa dedicada al negocio de los tranvías. La obra estaba a cargo del arquitecto inglés John Adams, también constructor del mítico edificio del London París. Guillermo García Moyano describía en su libro “Pueblo de los Pocitos”: “la playa se curvaba en un arco limpio, sin rocas, quebrado por el viejo Hotel de madera, se llamaba Hotel de los Pocitos, que se adentraba en el mar por su terraza, gran muelle asentado en vigas de lapacho creosotado, contra las que poco y nada habían conseguido los emporales. Los ingleses hacían bien estas cosas. De un lado del hotel, como una horrible construcción lacustre, los baños de hombres, con sus puentecitos, escaleras, casillas y el clásico trampolín. Del otro lado, terraza por medio, los baños de mujeres, todo dispuesto con idéntico mal gusto”.

El salón comedor del hotel, muy amplio y singularmente cómodo, estaba iluminado con “tulipanes”, similares a los que se utilizaban en los tranvías. Completaba la línea del hotel una hermosa terraza de maderapor la cual acostumbraban pasear los enamorados a la luz de la luna estival. El lugar se convertiría pronto en un centro de diversión elegante, donde se bailaban valses, polkas y pasodobles, y se ensayaban los, por entonces nuevos ritmos del "one step" y del "cake Walk".

La terraza fué destruida por el temporal que azotó las costas en 1923. En cuanto al ho, terminó siendo demolido en 1935.

Entonces el barrio ya contaba con su actual rambla y estaba poblado de ricas residencias.

En avenida Brasil y José Martí, donde se ubicaba aquel hotel patrimonio de la memoria colectiva de un barrio, hoy no queda más que arena y agua. Ese sector de la rambla es uno de los favoritos para festejos deportivos y políticos sobre la asfaltada rambla Gandhi.

Los más jóvenes prefieren esa curva para pasar las noches de verano con guitarras, bebidas y música. Las sombrillas dejaron atrás los vestidores en la arena, y la arena no muestra ningún vestigio de la existencia del hotel. Ese hotel donde Delmira Agustini pasó su luna de miel con Enrique Job Reyes.

El hotel donde el barrio pensó disfrutar por años, un temporal lo dejó en el recuerdo, o en el olvido.

 

A LA PLAYA EN 1900...

En esos tiempos las arenas no eran tan atractivas, el placer de ir a la playa no era tan corriente y los veranos solían pasarse en grandes casas quinta, ubicadas por el Prado y su entorno. Ir a la playa era casi una trasgresión, era violar una costumbre, solo permitida para prevenir enfermedades, porque decían que el “sol afiebraba las cabezas” o “le daba a los cuerpos la horrible pátina del bronce”.

Para evitarlo la gente que se atrevía iba muy temprano, nunca más de las ocho o las nueve de la mañana y jamás sin sombrilla o paraguas, en algunos casos solo por consejo médico.

El doctor Américo Ricaldoni, una de las glorias de la medicina uruguaya y fundador del Instituto de Neurología, decía en cuanto a los baños que: “lo mejor era apenas entrar y salir del agua, porque el mar debilitaba, no era aconsejable que durara más de cinco minutos.”

Socialmente no era elegante estar tostado. Implicaba pertenecer a las clases más bajas, que no podían evitar estar expuestos al sol.

Nadie concebía tampoco los baños mixtos, tanto que para quien violara esta norma había solo una sanción, sin atenuantes ni explicaciones: la cárcel. Tampoco era bien visto el extenderse al sol en cómodas reposeras, ni el encuentro casual o la charla, porque la playa era un lugar de paso, de estadía breve, no para hacer vida social.

Ir a la playa en 1900 era solo cambiarse de ropa, las mujeres se ponían una malla que era otro vestido, considerado ligero, con un escote recatadísimo, media manga, cinturón y el máximo desnudo permitido era destaparse los tobillos. Quizás alguna más osada, se levantaba el atuendo sólo un poco.

El equipo playero de los hombres era un traje casi de calle, que les tapaba brazos y piernas, y un sombrero protector de paja o un clásico Panamá completaba el conjunto.

Top